¿Cómo es la fe de los cristianos en un campo de refugiados?

Monja del Centro

«En estos campos hay de 3.000 a 5.000 personas desplazadas. Hay hombres, mujeres y niños».

Gloria Amadi, voluntaria:

«Vinieron aquí después del ataque de Boko Haram. Antes de aquello eran gente tranquila que vivía su vida cotidiana. Algunos vinieron porque fueron amenazados, especialmente las mujeres».

Hanatu Andrew:

Quemaron el colegio en el que estaba enseñando. Quemaron también todo lo que había en él: libros, mesas, sillas… todo lo que había lo quemaron. En nuestro pueblo también había dos iglesias grandes que también fueron quemadas. Visten con camisetas rojas y negras y algunos van vestidos con ropas blancas.

Les explico a los niños que no luchen porque Jesús no nos enseño a pelear, Jesús nos enseñó a amarnos unos a otros. Y Jesús les ama, nos amó y por eso pudimos escapar aquí. Si no hubiese sido por Jesús que nos ama y nos protege no estaríamos aquí. Enseño a los niños que no deben luchar, que deben quererse unos a otros.

Si les dices a los niños que amen a Boko Haram dirán que no , que ellos no quieren a Boko Haram porque ha matado a sus padres, ha quemado sus casas. Dicen que no quieren a Boko Haram, quieren olvidarse de él. Si les digo que Jesús nos enseñó a amar a nuestros enemigos ellos dicen que este enemigo que mata no es el enemigo del que hablaba Jesús.

(A Occidente) les digo que siga a Jesucristo, (a las personas de Occidente que no abandonen el seguimiento a Jesucristo. Que permitan que Jesucristo se convierta en el Salvador de cada uno de ellos. Sin Dios no pueden vivir.

Ver el vídeo completo