Monseñor Hindo: “Tuve problemas con Dios, pero ahora mi fe es mucho más fuerte”

El obispo sirio desvela la vida de los cristianos bajo el Estado Islámico.

La situación de los cristianos es cada vez más complicada especialmente en Oriente Medio. Pero la gravedad de los hechos no se conocen del todo bien hasta que se viven en primera persona. El obispo en Siria y también alcalde de Hassaké, Jacques Behnan Hindo, es uno de los ejemplos.

Monseñor Hindo experimenta cada día la pobreza, el hambre y la persecución cristiana que se sufre en Siria.

Mons. Jacques Behnan Hindo, Obispo siro-católico de Hassaké-Nisibi (Siria): “Desde el punto de vista psicológico estamos realmente cansados, cansados de esta situación que es imposible que no nos haga daño porque todos los días hay gente que muere, nos traen cuerpos de mártires. Cada día tenemos gente que muere de hambre, especialmente los más pobres”.

Los países más duros con los cristianos se encuentran en Oriente Medio y África. Entre ellos Arabia Saudita, Afganistán, Irak, Siria Nigeria y Somalia.

El último informe de la fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre, en el que se analiza la situación de 196 países desde junio de 2014 a junio de 2016, concluye que el extremismo islámico es la principal amenaza para los cristianos y para el resto de religiones.

El ISIS es una amenaza global que monseñor Hindo ha podido ver muy de cerca y que le inquieta.

Mons. Jacques Behnan Hindo, Obispo siro-católico de Hassaké-Nisibi (Siria): “No olvidaré nunca la primera vez que dimos la paga del mes y vino una mujer con su hijo en brazos y se arrodilló para besarme los pies y le pregunté: ‘¿Qué está haciendo?’ y me dijo: ‘Por primera vez mi hijo ha podido comer pan y tomate’.”

En el mundo hay unos 334 millones de cristianos que son perseguidos y discriminados por su religión. La situación bien puede asemejarse a la que se vivía en la Roma Antigua.

Con tanto dolor y sufrimiento alrededor, este obispo sirio asegura haber tenido momentos en los que no sabía en qué creer y los que su fe se debilitó, pero asegura, con el tiempo su confianza en Dios se ha hecho más fuerte.

Mons. Jacques Behnan Hindo, Obispo siro-católico de Hassaké-Nisibi (Siria): “A decir verdad, hace 30 años tenía muchos problemas con Dios y encontré la respuesta en Dios sobre la Cruz. Ahora todos los problemas los he eliminado y soy mucho más fuerte en mi fe y puedo testimoniar con mucha claridad incluso delante de los musulmanes, digo las cosas como son”.

A pesar de las dudas, monseñor Hindo ha sacado fuerzas para apoyar a sirios católicos que acuden a él porque sufren la persecución. Los guía a través de la fe y les ofrece puestos de trabajo con su alcaldía para que muchos de ellos recuperen un poco de normalidad en una de las zonas más hostiles del mundo.