“La unidad de cristianos caldeos, sirios y armenios nos permite resistir”

Antes de 2003, Irak tenía un millón de cristianos. Ahora, solo quedan 300 mil, de los cuales la mitad han tenido que abandonar sus casas. La vida de los cristianos en el país conocido como la «Cuna de la Civilización”, es cada vez más difícil.

El sacerdote iraquí Rebwar Basa ha visto en primera persona la persecución a la comunidad cristiana, y asegura que todos se mantienen unidos. Esto les ayuda a sobrellevar una situación tan dura.

Rebwar Basa, Sacerdote caldeo de Irak: «Cuando nuestros enemigos nos atacan, no nos atacan porque seamos caldeos o sirios o armenios, nos atacan porque somos cristianos, pertenecemos a Cristo. Y esto hace que seamos más conscientes de nuestra identidad. Por eso debemos estar unidos y mientras estemos unidos podremos resistir”.

Irak es el segundo país más peligroso del mundo donde ser cristiano, por detrás de Corea del Norte.

Rebwar Basa lamenta que desde que nació hay dolor y guerra en Irak y que después de tantos años se tiene que acostumbrar a vivir rodeado de violencia.

A él la persecución cristiana le ha tocado muy de cerca. Dos de sus profesores fueron asesinados por radicales musulmanes.

Rebwar Basa, Sacerdote caldeo de Irak: «:emplos hay tantos, he conocido a muchas personas que han dado su vida por su fe empezando por el sacerdote que me bautizó, lo mataron un Viernes Santo. El obispo de Mosul que me enseñó catecismo también fue asesinado en 2008. Otro sacerdote, don Ragid, que me había dado clases de Teología en la facultad también fue asesinado tras celebrar misa en Mosul…”.

El Estado Islámico continúa siendo una de las principales amenazas en Medio Oriente y Europa.

Rebwar dice que a pesar de ser muy jóvenes para presenciar estas atrocidades, los más pequeños son a veces los que dan mejor ejemplo.

Rebwar Basa, Sacerdote caldeo de Irak: «A veces los niños nos dan los testimonios más bonitos como por ejemplo el de Miriam, ella se ha hecho famosa en todo el mundo. Le preguntaban: ‘¿Qué quieres hacer contra estas personas del ISIS que te han obligado a huir de tu tierra y de tu casa y abandonar tu iglesia? ¿Qué quieres hacer? ¿Qué le pides a Dios?’ Y ella respondió: ‘No quiero hacerles nada, le pido a Dios que les perdone’.”

Desde que el Estado Islámico ocupó Irak, han asesinado brutalmente a cientos de civiles, destruido ciudades y numerosos templos cristianos. Poco a poco el ejército iraquí ha recuperado ciudades cristianas como Bartella, el 21 de octubre, y Karamlesh, el 24 de octubre.

Aunque la tercera ciudad más grande de Irak, Mosul, sigue ocupada por el ISIS, personas como Rebwar Basa tienen esperanza de que algún día termine la pesadilla.