Cristianos iraquíes alzan una gran cruz en la ciudad de Teleskuf

La esperanza ha vuelto a la ciudad de Teleskuf. Después de más de dos años y medio ocupada por Daesh, los cristianos han levantado una gran cruz, que fue bendecida por el Patriarca de los caldeos, Louis Sako.

En palabras del Patriarca, la liberación de esta ciudad cercana a Mosul es «una chispa de luz que brilla en todas las ciudades de la llanura de Nínive después de la oscuridad de ISIS».

Más información en Catholic News Agency