Vivir la fe cristiana en secreto

Antes de que explotara la guerra civil en Yemen, la joven Nadeen se había convertido al cristianismo. Durante la universidad tuvo la oportunidad de practicar su religión. Sin embargo, una vez graduada, salir sola de casa le resultaba practicamente imposible, pues su familia era fiel creyente musulmana. Nadeen no tenía la oportunidad de encontrarse a rezar con otros cristianos.

A través de su cuenta de Facebook, contactó con otros creyentes y a través de un grupo intercambiaban sus experiencias y testimonios. “Rezabamos juntos y nos hacíamos preguntamos sobre nuestra fe y sobre Dios”. Pero Nadeen quería también ser parte de la comunidad local de creyentes en Yemen, por lo que usó de excusa su trabajo para poder salir sola de casa y así asistir a la comunidad. Allí conoció a su esposo y ahora es libre de compartir el evangelio con su pareja, sus familias y muchos otros cristianos en Yemen.

Nadeen cuenta sobre el día de su boda, en el que también se bautizó: “Fue un día muy especial. Mi esposo me ayudó a bautizarme y yo estaba muy feliz. Realmente no puedo describir lo que sentí cuando escuché las palabras, “ Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

Para leer la historia completa visita Open Doors