Los niños son el futuro de la iglesia en Pakistán

Meeral, una niña de seis años, no tiene miedo de llamarse cristiana en Pakistan. Ella está orgullosa de serlo. Con sólo cinco años, ella dijo que daría su vida por Jesús si fuera necesario. “Después de todo, él hizo lo mismo por mi”, dijo convencida.

En diferentes ocasiones, ella ha sido golpeada e insultada por otros niños en el colegio sólo por ser cristiana, pero ella no está desanimada. Su padre le recuerda que Jesús también fue perseguido e incluso matado.

Por otro lado, Meeral sueña con ser médica para así poder curar a su hermano y a todos los heridos por la guerra.

 

Lee el artículo completo en Open Doors USA.