El médico cristiano que ayuda a las víctimas de la guerra

La fe en Cristo es la fuerza para seguir. Son las palabras de Nabil Antaki, un médico cristiano especializado en el aparato digestivo que se encuentra en primera línea en la ayuda a los centenares de miles de víctimas de la guerra de Siria. Antaki es miembro laico de los maristas  y es uno de los pocos que se han quedado en Alepo.

“La situación del sistema sanitario ha mejorado en el último año” señala Antaki, a pesar de que permanecen los efectos del embargo y de las sanciones. A esto se suma la huida del 70% de los médicos especialistas y del 60% de los de atención primaria.

Entrevista completa en AsiaNews