“Devolver la dignidad” a los refugiados iraquíes

Maran es una madre de familia con tres hijos que trabajaba como ingeniera hasta la llegada de los refugiados iraquíes a Amman, capital de Jordania. Tras ver el trato con el que eran recibidos decidió actuar.

Durante estos tres años ha fundado una ONG, Al-Hadaf (el propósito), para apoyar a los más vulnerables en Jordania. Cuenta con tiendas de ropa de segunda mano, una sala de formación y asistencia psicológica y otra de ayuda a los niños. Además, proporciona un lugar en el que rezar juntos para los miembros de las iglesias evangélicas, siria y ortodoxa.