Este sacerdote es esperanza para uno de los lugares más devastados de Siria

El Padre Alberto Rojas, sacerdote argentino, asiste a los cristianos en uno de los barrios más devastados y pobres de Alepo, Al-Midan. Según sus propias palabras; “asiste a gente que sufrió mucho y todavía está sufriendo muchas adversidades”.
Gracias a una camioneta de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) puede asistir a la comunidad y movilizar a los fieles. Su labor ha sido importante para todas aquellas familias que han permanecido en Alepo, pese a la difícil situación, y cuya fe les ha sostenido durante todo este tiempo.
Fuente: Aciprensa