Una niña de 5 años muy especial

Cuando Amal era sólo un bebé perdió la pierna. Todo ocurrió cuando una granada cayó en su casa, derribando el techo. Su madre Sama, que vive en Alepo y cuida de toda la familia, buscó ayuda en muchas organizaciones benéficas, hasta que finalmente Cáritas les ayudó, y consiguió una prótesis para Amal.

Tras haber pasado toda su vida sin andar, gracias a la prótesis Amal, con 5 años, no pierde el tiempo; juega con otros niños, va al colegio, trepa y se divierte.

Fuente: Cáritas