Mataron a su hermano y le echaron de su casa. Y aún así, este sacerdote perdona.

El Padre Naim Shoshandy, iraquí de 34 años siempre ha vivido rodeado de guerra y horror. Presenció cómo su hermano fue asesinado por ser cristiano y cómo su familia se vio obligada a huir de Qaraqosh en 2014 por la llegada de Daesh

Cuenta cómo fue su experiencia en el campo de refugiados de Erbil, resaltando la importancia de la fe y el perdón para reconstruir sus vidas, y el estar seguros de que Dios está con ellos, siendo esto el testimonio que el mundo espera.

Más información : Religión en Libertad