Navidad tras sobrevivir dos veces a Daesh

Tras salir corriendo de Nínive con 18 años, Faten se refugió en Erbil junto con su familia, de donde tuvieron que continuar huyendo del Estado Islámico.

Hace 3 meses pudo volver a Qaraqosh. Allí encontró su casa, que había sido devorada por las llamas. Ahora han podido reconstruirla gracias a Ayuda a la Iglesia Necesitada y volver a formar parte de la parroquia.

Fuente: Alfa y Omega