Rebeca Bitrus, cristiana de Nigeria: “Siempre he tenido la seguridad de que Dios está junto a mí”

Madre de familia nigeriana y católica, Rebeca, sufrió el secuestro de Boko Haram durante dos años. Cuenta su experiencia como cristiana perseguida en Nigeria, y como gracias a su fe y la oración soportó las distintas pruebas a las que le sometieron durante su cautiverio.

“Siempre he tenido la seguridad que Dios está junto a mí” declara Rebeca, incluso en los momentos más duros, cuando mataron a su hijo. porque sin la oración, no hubiera sido capaz de buscar, luchar por su vida y enfrentándose a estos retos.

Fuente: Eukmamie