Un misionero en zona de peligro busca fomentar el diálogo interreligoso

En Camerún los terroristas de Boko Haram hacen incursiones para sembrar la muerte y la destrucción, mientras que otros, trabajan apasionadamente por reforzar la cohesión social con paciencia, buscando la mejora de las relaciones entre las diversas religiones.

El padre Giuseppe Parietti, misionero del PIME, trabaja en el norte de Camerún, una de las zonas más peligrosas del país, donde atiende a una pequeña comunidad, promoviendo el diálogo interreligioso a través de la asociación Acadir, con actividades de formación para jóvenes que buscan fomentar el encuentro y el diálogo,

Fuente : La Stampa.it