Sacerdote chino clandestino en Europa: Todavía hay sacerdotes encarcelados en China

“Soy consciente de que he seguido este camino y en cualquier momento puede pasarme algo”.

Este es el padre Giovanni y no podemos mostrar su rostro porque es chino. Tampoco podemos revelar su verdadero nombre o dónde nació. Es el precio que tiene que pagar por ser sacerdote católico chino. Ahora completa su formación en Europa donde continúa siendo clandestino.

PADRE GIOVANNI
Sacerdote chino
“El seminario clandestino significa que no está reconocido. Es una casa normal. No es un edificio fijo que funciona como seminario. Son casas que nos ofrecen los fieles. Si ellos tienen otra casa, esta antigua que ya no usan nos la ofrecen para seminario, pero en secreto”.

Giovanni vivió en tres años en tres casas-seminario distintas. Él y sus 11 compañeros tenían que huir de madrugada ante la más mínima sospecha de ser descubiertos por las autoridades.

PADRE GIOVANNI
Sacerdote chino
“Algunos fieles por ofrecer su casa o ayudar al seminario han pasado por la cárcel algún tiempo”.

El sacerdote asegura que hoy en día todavía hay sacerdotes encarcelados en China y que la libertad religiosa completa está lejos de alcanzarse.

PADRE GIOVANNI
Sacerdote chino
“Todavía hay algunos pero no muchos, depende de la situación de la diócesis. Ahora se está hablando de diálogo y se cree que la situación más o menos está calmada pero, según lo que veo, no. Podemos decir que la situación siempre es la misma”. FLASH “La Iglesia oficial sí tiene cierta libertad pero es limitada porque está totalmente controlada. Tienes que actuar como te manden”.

En estos años ha regresado en alguna ocasión a su país pero nunca vestido como sacerdote porque para el gobierno no lo es. Pese a las restricciones, el padre Giovanni desea completar su formación para volver cuanto antes a China.

PADRE GIOVANNI
Sacerdote chino
“Mis compañeros me han dicho muchas veces: “¿Por qué no te quedas?” Y yo les digo que he venido aquí para estudiar y luego para volver a China porque ahí me necesitan, no solamente los fieles. También la gente porque ellos también necesitan ayuda, necesitan la salvación, la redención de Cristo”.  “Tú también eres consciente. Si tú has seguido este camino, en cualquier momento te puede pasar algo”.

El sacerdote confía en que el acercamiento entre el Vaticano y China propicie mayor libertad aunque asegura que, lejos de mermar la fe, las dificultades hacen más fuertes a los católicos del país.