La guerra en primera persona desde Damasco

“La situación ha empeorado. Hoy en Damasco han caído al menos 40 balas de mortero”. Estas son las palabras de Aylan, un joven de 26 años que trabaja en la capital siria para ATS pro Terra Santa.

La guerra no se ha terminado todavía. Damasco sufre en los últimos días una gran ofensiva. Por eso es tan importante el papel de personas como Ayham, que ayuda con ATS pro Terra Santa a la población local, proporcionando medicinas, casa o comida a las víctimas de la guerra.

Testimonio completo de Ayham en ATS pro Terra Santa