10 años de la muerte de Mons. Rahho, un ejemplo para los cristianos iraquíes

En los últimos años la iglesia iraquí ha tenido un gran número de mártires, “que han sacrificado sus vidas para defender la fe”. Son palabras de Mons. Yousif Thoma Mirkis, obispo de Kirkuk en el décimo aniversario de la muerte del obispo de Mosul, Mons. Paul Faraj Rahho.

“Tenemos que intentar que este sacrificio sea reconocido por la Iglesia. Estamos trabajando para entregar un dossier a la Congregación para las Causas de los Santos”. Para nosotros, cristianos de Irak es importante que su muerte se recuerde, porque es un testimonio de la presencia cristiana en esta tierra”.

Para más información: Asianews