Una cristiana gravemente herida perdona a su agresor

Sahima perdió la mitad de su cara durante el ataque terrorista del 11 de diciembre de 2016. Al principio todos pensaron que estaba muerta. Los médicos no tenían ninguna esperanza en su curación, por eso el camino de la recuperación ha sido muy duro.

Pese a ello, cuenta que su fe le dice que debe perdonar, lee el Sermón de la montaña y recuerda que debemos perdonar a nuestros enemigos. En el caso de conocer a la familia de su atacante, solo les haría una pregunta: ¿Conoces a Jesús?

Fuente: Chretiens.info