“Los cristianos de Oriente nos recuerdan que Occidente ha perdido su identidad cristiana”

Se multiplican las iniciativas de ayuda para que los cristianos no desaparezcan de la cuna del cristianismo. En esta ocasión, la asociación humanitaria SOS Chrétiens d’Orient extiende su novedosa iniciativa hasta Italia.

Esta organización francesa ayuda a los cristianos en territorios especialmente difíciles para ellos. Nació en París en 2013 y desde 2014 más de 1.400 voluntarios han compartido el día a día quienes han sufrido las consecuencias de las guerras o el integrismo en la tierra de Cristo.

CHARLES DE MEYER
Presidente, SOS Chrétiens d’Orient
“El objetivo de SOS Chrétiens d’Oriente no es imponer un modelo europeo allí sino demostrarles que su suerte nos importa, que queremos vivir cerca de ellos y también crecer con ellos, porque los cristianos de Oriente nos ayudan mucho más de lo que nosotros les hemos ayudado”.

Ayuda material, reconstrucción y restaurar la convivencia herida son los pilares del trabajo de esta asociación. Grandes proyectos como la restauración del Crac de los Caballeros en Siria esta fortaleza medieval construida por los cruzados, se suman a pequeños proyectos, como el que ha permitido a Hussam reabrir su panadería en Teleskuf, uno de los pueblos arrasados por el Daesh.

SEBASTIANO CAPUTO
Representante SOS Cristiani d’Oriente
“Cuando SOS Chrétiens d’Orient ayuda a los cristianos en realidad no ayuda solo a los cristianos. Ayuda a toda la población civil porque cuando se abre un hospital o se reconstruye un colegio no se pide la partida de bautismo a nadie. Se ayuda a todo el mundo”.

Están presentes en Irak, Siria, Líbano, Jordania, Egipto, Palestina o Pakistán donde su ayuda material se traduce en una ayuda espiritual. Aunque, en muchas ocasiones estos voluntarios son quienes más han recibido.

SEBASTIANO CAPUTO
Representante SOS Cristiani d’Oriente
“El mensaje más bonito que nos llega de estos cristianos cuando les conocemos es que mirándoles nos vemos reflejados en ellos, y gracias a ellos, podemos redescubrir una identidad cristiana que Occidente ha perdido por completo. Un Occidente que se dice cristiano pero que cuando se trata de ayudar a los cristianos de Oriente les da la espalda”.

CHARLES DE MEYER
Presidente, SOS Chrétiens d’Orient
“Los cristianos de Oriente testimonian una identidad propia, una vocación de hijos de Dios que viven como un regalo y en el abandono extremo a la Providencia. Creo que esto es un mensaje para los cristianos del mundo entero”.

SOS Chrétiens d’Orient quiere que su labor ayude a sensibilizar a Occidente sobre la fragilidad de la presencia cristiana en la región. Y que sirve también para recordar que el cristianismo nació en Oriente y evangelizó Occidente, razón por la que hay una deuda con estos pueblos que conservan la esencia de la fe.