Superviviente del genocidio de Yazidi pide ayuda a la comunidad internacional

Salwa, que fue secuestrada por el ISIS, está pidiendo que se implementen leyes para proteger a las minorías.

Esta es Salwa, una superviviente de 20 años del genocidio de los Yazidi, en Irak. En 2014 fue secuestrada y esclavizada por el ISIS durante cinco meses. Después de escapar y volver con su familia, se ha comprometido a concienciar a otras personas sobre la difícil situación de las minorías étnicas y religiosas en Oriente Medio.

En el encuentro sobre la defensa de la libertad religiosa, Salwa aseguró que proporcionar refugio a personas como ella no debería ser el objetivo principal, ya que lo que anhela la comunidad es poder volver y vivir pacíficamente en su tierra.

SALWA KHALAF RASHO
Yazidi activista
“Necesitamos implementar leyes para prevenir la persecuación a las minorías. Es necesaria una legislación para proteger a estos grupos”.

Los Yazidis son una de las más antiguas religiones minoritarias de Irak. Históricamente ha sido un grupo oprimido y en los últimos años las persecuciones han empeorado. Desde 2014, el Estado Islámico y otros grupos extremistas han intensificado los homicidios y la esclavización de los Yazidis, causando la huida de muchos.

Figuras públicas importantes, como el Papa Francisco, han advertido de la opresión que sufre esta minoría y que muchos de ellos no pueden volver a su tierra.

SALWA KHALAF RASHO
Yazidi activista
“Hemos visto muchos apoyos verbales, pero pocas acciones concretas. Puede que se hayan hecho muchas cosas, pero no es suficiente. No vemos resultados en el terreno, pero esperamos que en el futuro se haga más por nosotros”.

En los últimos años, decenas de miles de hogares han sido destruidos y cientos de miles de personas han tenido que ser desplazadas de la antigua localidad de Salwa, en la meseta de Nínive. Esta joven Yazidi continuará trabajando incansablemente para transformar la región en una zona más segura para su comunidad y otras minorías.