En los mártires se encuentra la victoria de Cristo

Fadi Iskander se ordenó sacerdote con el mismo obispo que había ordenado a su padre, Boulos Iskander Behnam, muchos años antes. El 15 de julio, Fadi se convirtió en sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Siriaca en Ankawa, un suburbio de Erbil, habitado principalmente por cristianos.

Su padre, también sacerdote ortodoxo, fue asesinado tras sufrir torturas brutales. Fue secuestrado en octubre de 2006 en Mosul, en el área industrial de Karama. Los intentos de contactar con los secuestradores para conseguir su liberación mediante el pago de un rescate fallaron. Sus torturadores lo mataron.

12 años después, el martirio del Padre Boulos comienza a dar frutos con la vocación sacerdotal de su hijo Fadi. En la vida de los mártires queda reflejada la dulce victoria de Cristo.

Lea la noticia en el sitio: Fides.org