“Estamos vivas gracias al poder de Dios”

Le ruegan al mundo que escuche los gritos de los iraníes mientras cuentan su historia. Son Maryam Rostampour y Marziyeh Amirizadeh, dos cristianas iraníes que fueron encarceladas hace unos 10 años debido a su fe cristiana.

El mes pasado, en Washington, antes de la apertura de la sesión plenaria del Departamento de Estado para la Conferencia Ministerial para Avanzar en la Libertad Religiosa, las dos niñas relataron cómo la fe las sostuvo durante esos momentos.

Las dos mujeres fueron arrestadas en 2009 por el régimen iraní y pasaron 259 días en una de las cárceles más conocidas de la nación. Sometidas diariamente a interrogatorios psicológicos y torturas, finalmente fueron sentenciadas a la ejecución por ahorcamiento. Incluso frente a las continuas amenazas a sus familias, las chicas no negaron su fe.

“Lo único que nos ha ayudado a no negar nuestra fe”, dijo Amirizadeh, fue nuestra relación personal con Jesús y el amor de Dios que hemos experimentado en nuestras vidas.

“Les hemos dicho muchas veces que Jesús es nuestro Señor y no puden llevarlo lejos de nosotros “. Y Rostampour agregó: “Estamos vivas hoy gracias al poder de Jesús y sus milagros”.

Lea las noticias en el sitio: Christianpost.com