En muchas zonas de Rep. Centroafricana solo se han quedado los sacerdotes y las religiosas

El Papa expresó su dolor por el ataque de los islamistas a una catedral y a un campo de refugiados.

Son algunas de las pocas fotos que hay y que se pueden mostrar del ataque a la catedral y el campo de refugiados adyacente, en Alindao, República Centroafricana. Las víctimas son en su mayoría cristianos, incluidos el vicario general Blaise Mada y el padre Celestine. (foto “vicario y sacerdote”)

MARTA PETROSILLO
Portavoz, Ayuda a la Iglesia Necesitada (Italia)
“Es un ataque cuya víctima es la Iglesia. La situación en el país es muy delicada y, en muchas ocasiones, el componente religioso se mezcla con otros factores. En este caso, puede tratarse de una reacción al asesinato de un musulmán perpetrado por los Antibalaka, la milicia definida erróneamente como cristiana que surgió para responder a la violencia de los islamistas Seleka”.

Por el momento el balance de víctimas es desconocido y puede oscilar entre las 40 y las 100 personas. En República Centroafricana se vive una situación de extrema gravedad y, como suele pasar en muchos escenarios de pesadilla, es la Iglesia la que siempre permanece al lado de los más débiles.

MARTA PETROSILLO
Portavoz, Ayuda a la Iglesia Necesitada (Italia)
“Desde el comienzo de esta crisis, que parece no terminar y que comenzó en 2012, en muchas zonas son los sacerdotes y las religiosas los únicos que permanecen para ayudar a la población, tanto cristiana como musulmana”.

Los refugiados fueron atacados por las milicias de l’Unité pour la Paix en Centrafrique, un grupo armado formado por ex Seleka que actuaron sin que nadie se lo impidiera, ni siquiera las fuerzas de la ONU desplegadas en el país que tienen orden de intervenir solo si son atacadas directamente.

MARTA PETROSILLO
Portavoz, Ayuda a la Iglesia Necesitada (Italia)
“Es muy grave lo que cuentan miembros de la Ilgeisa local, que la MINUSCA estaba allí pero no intervino”.

La República Centroafricana está en el corazón del Papa Francisco. Lo visitó en 2015, en contra de cualquier recomendación que advertía de su peligrosidad. Por eso, durante el rezo del ángelus, lamentó este terrible ataque.

FRANCISCO
“Con dolor he recibido la noticia de la matanza realizada hace dos días en un campo de refugiados en República Centroafricana”.

Desde hace años este país africano, uno de los más pobres del mundo, es objeto de una cruenta guerra civil entre dos milicias, -los Seleka, de corte islamista; y los Antibalaka, formada por cristianos y mercenarios de otras etnias y religiones-, cuya principal víctima es la población inerme.