“Tras los atentados la fe de muchos cristianos ha salido fortalecida”

“Muchas personas desean convertirse pero les advertimos de que si lo hacen su vida correrá peligro”.

Parece que cada vez son más difíciles las cosas para los cristianos en Egipto. Están en el punto de mira de fanáticos que les consideran ciudadanos de segunda y, sin embargo, la comunidad cristiana egipcia es muy antigua.
Una de las zonas más golpeadas en los últimos tiempos por la violencia sectaria es la de Minya. Hay miedo pero la persecución también ha fortalecido la fe de muchos.
MONS. BOTROS FAHIM AWAD HANNA
Obispo copto-católico de Minya
“Hay gente que tiene miedo, otros no se lo podían creer y otros han sentido mucha rabia pero, en la mayor parte de los casos, los cristianos han visto su ve fortalecida de forma que hay más personas en misa que antes de los atentados”. “No es extraño sufrir por la fe porque Cristo nos dijo que quien quisiera seguirle debía negarse a sí mismo y llevar la cruz. Es, por tanto, una característica de nuestra fe”.
Monseñor Botros Fahid Awad Hanna asistió en Roma a la presentación del Informe sobre Libertad Religiosa en el mundo de Ayuda a la Iglesia Necesitada.
El obispo explicó que las dificultades para los cristianos en Egipto son muchas empezando por disponer de lugares de culto.
MONS. BOTROS FAHIM AWAD HANNA
Obispo copto-católico de Minya
“Para edificar o reparar las iglesias siempre hay dificultades burocráticas, siempre debemos esperar meses e incluso años. Tenemos que hacer las procesiones siempre dentro de la iglesia, no por fuera como aquí en Europa. Conozco a personas que quieren convertirse al cristianismo pero es imposible para ellos, está prohibido. Por eso muchas veces les decimos que dado que si lo hacen público su vida corre peligro, que crean en su corazón”.
Desde discriminación hasta ataques físicos e incluso el asesinato por el mero hecho de ser cristianos. Todo ello responde a un adoctrinamiento difícil de atajar.
MONS. BOTROS FAHIM AWAD HANNA
Obispo copto-católico de Minya
“El problema es combatir la mentalidad fanática que ha sido alimentada en las comunidades por los salafistas, los Hermanos Musulmanes y otros. Han contaminado las mentes de mucha gente”.
Solo unos días después del último ataque en su diócesis contra un autobús de peregrinos, el obispo participó en Venecia en este evento que tiñó de rojo la famosa catedral de San Marcos y su laguna para llamar la atención sobre la persecución a los cristianos en todo el mundo.