Abogada cristiana paquistaní: Tuve que dejar de estudiar porque un musulmán quería raptarme

Tabassum es una abogada paquistaní que se dedica a defender casos como este: el de una joven cristiana que fue arrojada por una ventana por no querer convertirse y casarse con un musulmán.

TABASSUM YOUSAF
Abogada y defensora de víctimas de persecución religiosa
“El único caso del que se ha hablado sobre lo que sucede en Pakistán es el de Asia Bibi pero hay muchos otros que no se conocen”.

Cuando estudiaba, Tabassum sufrió en carne propia la discriminación religiosa que viven a diario las minorías en Pakistán. Ella era la única cristiana en su escuela y eso estuvo a punto de costarle caro.

TABASSUM YOUSAF
Abogada y defensora de víctimas de persecución religiosa
“Un chico musulmán me dijo que se había enamorado de mí. Quería que me casara con él pero que primero me convirtiera. Le dije que no, que yo era católica, ¿por qué debía convertirme? Me puso las cosas tan difíciles que tuve que dejar mis estudios”.  “Una vez me dijo: “No sabes quién soy yo, yo soy un rajáh”. Es un tipo de casta de Pakistán. Me dijo que vendría hasta la universidad con sus amigos para raptarme”.

Para los cristianos de Pakistán la liberación definitiva de Asia Bibi ha supuesto un hito en la historia del país de cara a erradicar el fundamentalismo religioso. Sin embargo, quedan aún importantes medidas que implementar para que la ley antiblasfemia no vuelva a cebarse con los inocentes.

TABASSUM YOUSAF
Abogada y defensora de víctimas de persecución religiosa
“Quien acusa a alguien injustamente debe ser encarcelado. Sería un gran paso pero hace falta ponerlo en práctica. Es necesario pero aún no se hace”.

Desde que se aprobó en 1986, se estima que 224 cristianos han sufrido las consecuencias de la ley antiblasfemia, utilizada en muchas ocasiones como un instrumento de venganza personal o como herramienta para discriminar a las minorías. 25 cristianos aún siguen en prisión tras haber sido declarados culpables y otros 23 no llegaron a ser ni juzgados puesto que fueron asesinados inmediatamente después de haber sido acusados.