Icono bendecido por el Papa recorre las calles de Siria para devolver esperanza

El icono recorrerá parroquias católicas y ortodoxas. La iniciativa forma parte de la acción “Consuela a mi pueblo”, de Ayuda a la Iglesia Necesitada junto a las iglesias locales.
Este icono está recorriendo todas las diócesis de Siria para devolver la esperanza a las comunidades cristianas; católicas y ortodoxas.

Fue bendecido por el Papa Francisco y es obra de este sacerdote ortodoxo.

SPIRIDON KABBASH
Autor del icono
A este icono le pusimos el nombre de “Nuestra Señora de los Dolores, Consoladora de los Sirios”. Se lo mostramos al Papa Francisco, quien me invitó al Vaticano. Almorcé con él y hablamos mucho sobre la situación en Siria. Fue increíble.

CARD. MAURO PIACENZA
Presidente Internacional, Ayuda a la Iglesia Necesitada
Cuando lo observó se fijó en que en el rostro de la Virgen se expresaba al mismo tiempo la tristeza y el consuelo. En definitiva: la dulzura de la Virgen que mira a su pueblo.

La parte de abajo del icono está dividida en dos. Por un lado se ve al pueblo de Siria que busca el consuelo y por otro lado a los perseguidores. Son los extremistas que causaron el martirio de las personas que ahora están en el Cielo, reflejadas en la parte de arriba del icono. Entre ellos está el diácono Fahed Issa Al-Naimi o el jesuita holandés Frans van der Lught, asesinado hace cinco años con dos tiros en la cabeza.

SPIRIDON KABBASH
Autor del icono
Decidimos organizar una celebración litúrgica por los mártires y por las personas secuestradas, y rezar en todas las iglesias, católicas y ortodoxas. Rezar juntos y rezar para que haya paz en Siria.

CARD. MAURO PIACENZA
Presidente Internacional, Ayuda a la Iglesia Necesitada
No hay una familia que no haya sufrido la pérdida de un ser querido. Es necesario enjuagar estas lágrimas. El Papa es muy sensible a este hecho; el tener que enjuagar las lágrimas de quienes sufren.

La llegada del icono a Damasco de manos del nuncio Mario Zenari se celebró por todo lo alto.

Se espera que su llegada sea como una caricia que el mundo exterior les envía, un símbolo de unidad en la tribulación.

Le confiamos a la Virgen todos los sufrimientos de las madres de Siria que lloran por sus hijos fallecidos o heridos.

Esta es iniciativa forma parte del proyecto “Consuela a mi pueblo”, a través del cual se pretende apoyar a los cristianos de Siria. Desde hace 8 años viven en una interminable guerra que los ha privado de todo, también, de algunos de sus seres más queridos.