Hungría reúne a líderes políticos y religiosos en busca de alianzas contra la persecución de cristianos

Unas 650 personas de 40 países participan en Budapest en una conferencia internacional sobre persecución de cristianos organizada por el gobierno húngaro.

Según sus datos, cada día 11 cristianos son asesinados por motivos religiosos. Es la mayor crisis humanitaria de nuestro tiempo: en el mundo hay 245 millones de cristianos perseguidos, lo que convierte al cristianismo en la religión más hostigada del planeta.

La conferencia ha sido inaugurada por el primer ministro Viktor Orban ante líderes religiosos y expertos de todos los continentes.

El primer ministro húngaro dijo que la persecución contra los cristianos es un ataque organizado, que no solo ocurre en África y en Oriente Medio. Dice que en Occidente se ataca la cultura cristiana, con burlas, humillaciones y lo políticamente correcto.

Ha añadido que, si no se protegen los valores cristianos en Europa, en el futuro los cristianos serán perseguidos en Occidente, como hoy en Siria o Irak.

El cardenal de Budapest, Peter Erdö, apuntó que la persecución no es sólo religiosa, sino anticolonialista o anti-Occidente. También agradeció el esfuerzo de quienes ayudan a cristianos expulsados a regresar a su patria.

El patriarca Ignatius Aphrem II, de la Iglesia ortodoxa siria, recordó la dramática situación de los cristianos en Irak.

IGNATIUS APHREM II
Patriarca de la Iglesia Siro-Ortodoxa de Antioquía
“A los cristianos se les dieron 3 opciones: convertirse al Islam, pagar un impuesto, o marcharse. De lo contrario, serían asesinados. Muchos decidieron marcharse. No solo se fueron de aquellas zonas donde había terroristas o grupos armados, sino de todo el país en realidad. Calculamos que un 90% de los cristianos se han ido de Irak, y el 50% de los cristianos han abandonado Siria.

Participa también el ministro de exteriores de Líbano, que alertó del peligro de la Islamofobia, ya que debilita a exponentes del Islam moderado, y radicaliza a quienes sufren sus consecuencias.

GEBRAN BASSIL
Ministro de Exteriores y Emigración
“Hemos sido culpados por nuestra cultura occiental y por nuestra capacidad de integrar. Hemos expresado nuestra oposición contra la islamofobia porque consideramos que es un peligro contra el auténtico y genuino Islam así como para el Occidente secular. Como temíamos, vemos que el repunte del extremismo en Occidente provocará más extremismo en Oriente”.

El congreso espera poner en contacto a líderes políticos y sociales, para reconstruir las comunidades cristianas en Oriente Medio y en África, donde sufren más ataques.

Hungría predica con el ejemplo y cuenta con una secretaría de estado dedicada completamente a ayudar a cristianos perseguidos. Su responsable, Tristan Azbej, es el organizador de este encuentro. (06.20)

Su departamento ya trabaja en 7 países de Oriente Medio y África. En Siria y en Irak ha reconstruido hospitales y escuelas, lugares abiertos para personas de todas las religiones.

La Conferencia Internacional sobre Cristianos Perseguidos continuará en Budapest hasta el jueves.