“El Sahel necesita más ayuda internacional”, explica el embajador de EE.UU para detener la próxima gran amenaza terrorista

Somalia, Afganistán, Myanmar o Siria son algunos de los muchos países del mundo donde sufren persecución los creyentes cristianos, musulmanes o judíos.

Por eso, Estados Unidos se ha propuesto como misión promover la libertad religiosa, para que el odio no tenga la última palabra.

Es lo que explica el embajador Sam Brownback a cargo de la tarea de proteger a las minorías religiosas y promover el diálogo entre líderes de las tres principales religiones monoteístas.

SAM BROWNBACK
Embajador EE.UU para Libertad Religiosa
“Todos los creyentes de estas religiones han experimentado y experimentan persecución, odio, violencia e incluso hasta la muerte a causa de su fe. Queremos que estas tres religiones trabajando juntas detengan esto y se conviertan en un instrumento para la paz y no para la guerra”.

Con este diálogo interreligioso esta paz está llegando a zonas donde por años ha faltado. El embajador explica por ejemplo el caso de Sudán, donde en 2019 y después de 10 años, se reconoció la Navidad como día festivo.

SAM BROWNBACK
Embajador EE.UU para Libertad Religiosa
“Me reuní dos veces con el presidente. Este era uno de los puntos clave para que se normalizaran las relaciones entre las demás religiones y el islam, ya que en el pasado, con el presidente Bashir, Sudán era de facto un estado solo musulmán que apoyaba el terrorismo. Esperamos que el nuevo gobierno sea más abierto y reconozca por igual a todos los credos”.

En otros lugares de África la libertad religiosa está más amenazada que nunca. Es el caso del Sahel y países como Malí, Burkina Faso o Níger.

SAM BROWNBACK
Embajador EE.UU para Libertad Religiosa
“Es una situación delicada que además está empeorando. Se necesita más ayuda internacional. Nosotros estamos aportándola, pero se necesita mucha más. Es una zona del mundo donde se está gestando la próxima amenaza terrorista real que se hará más fuerte si el mundo no comienza a prestar la debida atención”.

La incapacidad de los gobiernos de estos países y la indiferencia internacional están favoreciendo la violencia. En lugares como Nigeria, los pastores fulani están sembrando el terror allá por donde pasan.

SAM BROWNBACK
Embajador EE.UU para Libertad Religiosa
“Asesinan principalmente a cristianos y también a los musulmanes que no consideran verdaderos creyentes. Hay muchos intereses en juego por parte de quienes financian el terrorismo y por parte de otras organizaciones que no son de la región. Se aprovechan de la diversidad religiosa y así crean y alimentan los conflictos”.

Por eso, el embajador estadounidense quiere promover el entendimiento entre los líderes de las tres religiones abrahámicas para promover la paz. Con un frente común unido, los extremistas tendrán más difícil usar la religión con fines violentos. A la vez, se busca también promover un desarrollo humano integral que pueda ofrecer oportunidades de futuro a los habitantes de estos países castigados por la violencia.