Cardenal Souraphiel: Fundamentalistas actúan en Etiopía con intenciones políticas

Actualmente hay 17 cardenales africanos, y uno de los más activos es el etíope Berhaneyesus Souraphiel. 

Tiene 71 años. Fue estudiante en Londres y en Roma; y como sacerdote, durante la represión comunista en su país pasó 7 años en la cárcel.

Explica que en Etiopía siempre han convivido en paz cristianos y musulmanes, y que han colaborado en la construcción de iglesias y mezquitas. Pero que últimamente la situación está cambiando por motivos políticos. 

CARD. BERHANEYESUS SOURAPHIEL
Arz. Metropolitano Addis Abeba
Hay un grupo de fundamentalistas que de pronto vienen, y provocan persecución, queman iglesias, a veces también mezquitas. Ante esto, cristianos y musulmanes se quedan confundidos: ¿qué está pasando? Porque no es persecución religiosa sino política”.

El cardenal Asegura que han encontrado los cuerpos de 30 etíopes mártires que en 2015 fueron asesinados en Libia por el Estado Islámico, y que le gustaría recuperarlos y darles sepultura en su país. 

CARD. BERHANEYESUS SOURAPHIEL
Arz. Metropolitano Addis Abeba
Les decían: O te haces musulmán o te matamos. Respondían: Somos cristianos. Así que fueron asesinados en el desierto de Libia”.
La persecución es tan antigua como el cristianismo. En el Imperio Romano, los gobernantes persiguieron a los cristianos, pero luego, con la ayuda de Dios, los emperadores se bautizaron y el Imperio Romano se convirtió en un Imperio cristiano. Pero también después siguió habiendo persecuciones”.

Asegura que en Occidente hay una forma sutil de persecución contra el cristianismo, que es la indiferencia. 

CARD. BERHANEYESUS SOURAPHIEL
Arz. Metropolitano Addis Abeba
La Filosofía o la Teología son un regalo de la Iglesia a Occidente. Europa debería tomarse esto en serio y no avergonzase de su herencia cristiana”. 

Aunque sólo el 2% de la población son católicos, el cardenal fue nombrado coordinador de la Comisión nacional para la reconciliación y la paz, tras 20 años de guerra con Eritrea. 

Una labor delicada, en una región sembrada de tensiones sobre todo étnicas y políticas.