Mosul: renacimiento y esperanza para los cristianos, seis años después de la invasión del ISIS

Najib Mikahael Moussa, obispo de Mosul, visitó su ciudad el 6 de junio, exactamente seis años después de la conquista del Estado Islámico.

Invasión que había provocado un verdadero éxodo de cristianos de la ciudad y la región después de que el Estado Islámico lanzó un ultimátum a los cristianos en la noche del 15 de julio de 2014: «Conviértase al Islam, pague la jizya o abandone la ciudad sin traer nada consigo, de lo contrario la decapitación lo espera». El número de cristianos y musulmanes que huyeron de Mosul fue de «aproximadamente 5500,000 personas, aproximadamente una cuarta parte de la población», según lo informado por un artículo de la fundación Oasis.

Por esta razón, la importancia de la visita del obispo Moussa, que estuvo acompañado por líderes religiosos musulmanes y líderes tribales locales. Un evento que quiere demostrar la presencia de cristianos para decir que «no han abandonado la ciudad y tienen la intención de contribuir a la obra del renacimiento», como comenta el Padre Paolo Thabit Mello, jefe de la comunidad cristiana en Karamles, en la llanura de Nínive, a Asia News. Una obra de renacimiento que quiere comenzar desde la reconstrucción, con fondos de la UNESCO y los Emiratos Árabes Unidos, de dos lugares simbólicos de culto en la ciudad, la mezquita al-Nouri y la iglesia Al-Saa, devastadas por las milicias yihadistas. quien tuvo el control de la ciudad y la región desde junio de 2014 hasta el verano de 2017. Don Paolo afirma que la presencia del arzobispo representa un mensaje de aliento para los cristianos que «nos invita a seguir adelante, reconstruir al hombre primero y luego piedra como base del nuevo Mosul ».

En los últimos años, StandTogether ha tratado repetidamente la situación de los cristianos de Mosul y Nínive: en octubre de 2017, informó el video de la reunión a la que asistieron el entonces Nuncio Apostólico de Irak, Mons. Alberto Ortega Martín y el Patriarca de la Iglesia caldea Luis Rafael Sako, reunión durante la cual se presentó un plan para la reconstrucción de la llanura de Nínive, después de los tres años de violencia yihadista contra cristianos y yazidíes. Del mismo modo que, en octubre de 2018, el arzobispo Ortega había entrevistado sobre el regreso de los cristianos a la llanura de Nínive después de la caída del ISIS en Irak. Lo que surgió en ambas ocasiones fue la positividad de la presencia cristiana, a pesar de la dramática situación, y cómo los ejemplos de perdón y reconciliación ofrecidos por estos cristianos fueron una contribución importante que el país necesitaba, y aún necesita, para recuperar estabilidad y paz

Noticia completa