Ayudan a cristianos perseguidos por extremistas en Nigeria

Mark Lipdo, de la Fundación Stefanos, ha suministrado alimentos a refugiados en campamentos y ha facilitado atención médica a heridos por ataques y a cristianos.

Desde hace más de 10 años, los terroristas de Boko Haram siembran el pánico en el centro-norte de Nigeria. Ahora se les suma la milicia Fulani, un grupo étnico mayoritariamente musulmán, que aterroriza a comunidades cristianas.

MARK LIPDO
Fundación Stefanos, Nigeria
«Los hombres de la milicia Fulani vienen por la noche, armados con machetes y armas, y asustan a la gente disparando esporádicamente. Y si uno sale le lanzan machetes hasta derribarlo”.

Mark Lipdo es de la Fundación Stefanos, que trabaja con “Release International” organizando iniciativas de paz. Recuerda un ataque del pasado mayo, de los fulani contra la aldea bautista Gonan Rogo, en el estado de Kaduna. Dice que son violentos porque quieren ocupar territorios y por su intolerancia religiosa.

“Release International”, experta en ayudar a perseguidos, está aportando recursos para atender quienes han sido heridos o expulsados de sus casas.

MARK LIPDO
Fundación Stefanos, Nigeria
«Con las ayudas de Release International hemos podido llevar comida a los campamentos, atención médica a los más necesitados, en particular a los que han recibido disparos, heridas de bala y machetes. Necesitan atención médica, pero no pueden conseguirla solos”.

Mark Lipdo denuncia que el gobierno nigeriano no toma medidas ante este drama. Asegura que podría ser porque muchos funcionarios públicos simpatizan con los fulanis.

MARK LIPDO
Fundación Stefanos, Nigeria
“La comunidad internacional no aceptará nuestra idea de que los Fulanis están peleando una yihad en su propio beneficio. Les excusan diciendo que están escapando de la desertificación».

Asegura que el cambio climático no es la única razón. Dice que la comunidad internacional no puede seguir ignorando la difícil situación de los nigerianos de etnia no musulmana, en particular de los cristianos, que se ven amenazados por violencia de grupos extremistas.